Ppal

Depreciación de activos fijos, todo lo que necesitas saber

Rate this post

La depreciación de activos fijos es un tema de bastante importancia para todos los que nos movemos en el mundo de las empresas, esto sin importar el tamaño de la organización. Pero, antes de referirnos plenamente al tema de la depreciación de activos, es preciso comenzar definiendo qué es un activo.

 Los activos fijos son bienes que se encuentran en propiedad de una empresa, pero no se trata de cualquier producto que podamos reconocer en el interior de la empresa, sino de los bienes que se utilizan por la empresa para generar un rendimiento. Estos bienes cuentan con un precio inicial (precio de compra), un precio final (precio de recuperación), y una vida útil en la que da frutos a la empresa, y termina perdiendo su valor, correspondiendo su valor máximo al momento de su compra, y el valor mínimo al momento de venta y jubilación del activo fijo.

Los empresarios tienen la posibilidad, luego de la vida útil de estos activos fijos, de venderlos a otra compañía de reciclaje, o a alguna organización en donde se beneficien con las piezas sueltas de los bienes vendidos.

Activos fijos, depreciación y características

 Los activos fijos, y la correspondiente depreciación de activos fijos, cuentan con una clasificación, ya que algunos activos son depreciables y otros no. Los activos fijos inmuebles, como los terrenos, las oficinas y los bienes raíces, raramente se deprecian, por el contrario, a veces aumentan su valor.

Por otro lado se encuentran activos fijos muebles, como lo son las herramientas, maquinarias, los vehículos y el mobiliario interno, siendo estos bienes los que efectivamente se deprecian y tienen una vida útil.

 

Siguiendo el último punto, la vida útil de los bienes, en contabilidad se establece una normativa legal de estos. Desde la compra del activo hasta su jubilación, y esto es la depreciación de activos fijos.

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes